El portero más gordo del mundo se convirtió en ídolo al comer un bocadillo en pleno partido

p1b9er7so2a4mb6nt0osm0199n9.jpg

Wayne Shaw tiene 45 años. Su profesión es guardameta y su característica principal es la de ser el portero más gordo del mundo. Hoy, gracias a la magia de la televisión y a los pantalones que tiene este hombre para no dejar que nadie cambie sus prioridades, entendimos por qué lo es.

El Sutton, equipo al que pertenece Shaw, jugaba el partido más importante de toda su historia frente al Arsenal. Por supuesto, el guardameta era sustituto, pero todos pensamos que estaría 100 por ciento concentrado en el juego y listo por si era requerido. Obviamente pensamos mal porque él tenía otro plan en mente.

Tal vez fueron los nervios, o el estrés de enfrentar a un club tan grande. Quizá era la hora de su comida y no puede fallar, para mantener la línea. El caso es que nuestro nuevo héroe, Wayne Shaw, sacó alegremente un sandwich en pleno partido y comenzó a disfrutarlo mientras veía a sus compañeros luchar contra los pupilos de Arsene Wenger. Y eso no fue lo mejor.

Ya con eso había ganado todo nuestro respeto y admiración. Pero, ¿qué es una comida sin un rico postre? ¡Exacto, nada! Por lo tanto había que hacer algo importante para arreglar ese problema. Por supuesto, Shaw es mucho más astuto y precavido que nosotros y ya tenía listo el plan maestro, mismo que ejecutó a la perfección.

Al medio tiempo del partido, abandonó los vestidores y, como un aficionado más, se formó en el bar del Emirates para comprar un delicioso pay. Finalmente, todo estaba terminado y Shaw se lució como ninguno de los otros hombres que estuvieron en el terreno de juego.El portero no jugó un solo segundo y aún así se robó todos los reflectores porque es el absoluto amo.

Twitter lo sabe:

Hoy, todos somos un poquito Wayne Shaw.

News Now - Sport News